Vicisitudes & inquietudes

Mi casera se ha ido a Serbia en coche. Es muy valiente. Por lo visto estará allí durante tres semanas, olvidándose de las preocupaciones mundanas, la electricidad y otras agonías de la vida moderna porque su novio posee una granja en medio de la nada. Mientras tanto, su cama está siendo vilmente profanada por dos adolescentes en celo. Y lo peor es que ni siquiera es la descarriada de su hija. Yo pensaba que sí, pero en un momento dado he ido a mear y he escuchado voces en el jardín. Sagaz entre la cristalera de colores la he avistado, tranquilamente charlando con su ex-novio depresivo que ahora son amigas y ya todo bien.

Lo más perverso de todo es que ella siempre se rodea de chicos y de una chica negra prognata que viene a veces, así que me imagino que se trata de esta última y alguno de los chiquillos con olor a sobaco con los que se reúne algunas tardes para tomar té y hablar de Jazz y literatura. O a lo mejor sólo estaban jugando a la Wii, que también podría ser. Además ahora le ha dado por los festivales, lo cuál sería una buena noticia si no fuera porque les deja las llaves de la casa a la basca para que le alimenten al perro y se despatarren a no hacer nada lejos de sus familias. Me he mostrado todo lo enérgicamente disconforme que he sido capaz de fingir, así que me ha prometido que no festejarán ni la liarán y que no dormirán en casa. Después me ha dado su teléfono y el de la negra prognata por si hubiere contratiempos.

Me da muchísima envidia la iaputa. Juventud divino tesoro, veranos sin fín y pieles quemadas por el sol. Al menos esto último sí que lo tengo puesto que enrojecí un poco el otro día en la jornada deportiva/picnic que hicimos en el trabajo (extravagancia totalmente remunerada). Como es menester, mi equipo quedó último en casi todas las pruebas, menos una que era una carrera de llevar una patata en una cuchara en la que nos alzamos con el segundo puesto. Yo hice mi debut con una prueba de relevos en la que no me enteré bien del funcionamiento por haberle dado al vino a base de bien durante la comida, con un pésimo resultado en el que figuré por debajo incluso de las inglesas gordas.

Después nos hicimos fotos y los franceses descamisados se pusieron a regar con agua a los ganadores, menos a una que corría con aspavientos muy graciosos y pudo escapar. A pesar de salir indemne de la orgía acuática, el miedo y la adrenalina la condujeron a pillar un balde lleno de agua y a lanzarlo contra nuestro equipo cuando nos hacían la foto. Tan cegada estaba por el arrebato que en vez de dirigir el chorro hacia sus verdugos, se limitó a abalanzarse sobre el grupo como un animal. El agua en su totalidad se derramó sobre una pobre chica alemana pálida y con tendencia a vestir el negro cuya timidez la había empujado a situarse en el extremo. Me dio un poco de pena porque se esforzó mucho durante la carrera de cuchara con patata. Además lleva gafas. Todos la consolamos mientras reflexionábamos acerca de la ausencia de justicia en el mundo.

Tetas bañadas en chocolate

tumblr_mijukuPggh1qk3krwo1_1280

Taste of Purity (el sabor de Purita)

Anuncios

julio 23, 2014. Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: